La invitación que te hago hoy, lector de este artículo, es jugar el juego de la balanza o del sube y baja, y el juego consiste en balancear tus momentos de prosperidad (felicidad, salud, dicha, amor, etc.) contra los de malestar (enojo, enfermedad, frustración, ira, tranquilidad, etc.) experimentados en un día promedio de tu vida, ¿que obtienes?

¿Te ha ocurrido que muchas veces las cosas no salen como las tienes pensadas o que simplemente por algún motivo no alcanzaste el objetivo planteado? ¿Que haces cuando la relación con una persona cercana a ti, se torna áspera y te irrita al grado del enojo? ¿Como actuar en momentos en los que el dinero no te alcanza o se te esfuma de las manos?

Es normal que el ser humano se equivoque, se enferme, se duela, se angustie; pero si te interesa reducir o enmendar rápidamente tus equivocaciones (y ayudar a otros) sin que estas se vuelvan un mal que atente contra tu integridad, es preciso aplicar un proceso de reingeniería en tu vida personal, profesional y financiera.

Reingeniería es un concepto que nace con el objetivo de incrementar el resultado de productividad mercantil y financiero de las organizaciones. Su significado es simple, se trata del uso del ingenio en la aplicación de la ciencia y la tecnología en los procesos laborales, para convertir un simple quehacer diario, en una extraordinaria experiencia de desempeño productivo.

La reingeniería se utiliza en todas las áreas de nuestro desarrollo. En sus orígenes se limitaba a la producción y mejora de servicios. Un nuevo enfoque de la reingeniería esta en aplicarla directamente al ser humano, con el fundamento de repensar, replantear y rediseñar la vida humana en concordancia con un entorno mucho muy diferente al de hace algunos años y en constante evolución.